Una bala en la cabeza

Una Bala en la Cabeza, thriller policíaco guionizado por Alexis Nolent (que firma con el pseudónimo Matz) y dibujado por el neozelandés Colin Wilson (Juez DreddBlueberry) jamás estará entre las mejores novelas gráficas, aunque una cosa es clara, cumple su función perfectamente, la función de entretener.

A primera vista puede parecer un tebeo del montón por su sencillez y porque en él aparecen elementos que todos nosotros conocemos gracias al cine, la televisión y la literatura pero Una Bala en la Cabeza logra igualmente engancharnos desde la primera página utilizando diálogos claros y con ritmo; un guión completamente cinematográfico que nos empuja a seguir leyendo viñeta tras viñeta. Es más, si os gusta la obra de Tarantino este es vuestro cómic: corrupción, policías y asesinos, ráfagas de plomo, escándalos políticos… ¡Tenéis donde elegir!

La edición original ha sido reeditada por lo menos una vez y ha sido traducida a varios idiomas; la versión española, publicada por el sello Debolsillo, contiene los tres números publicados en Francia y comienza con el asesinato del senador Sterling, que está pasando la noche en casa de unos amigos. Al día siguiente eso dirá la prensa, aunque nosotros sabemos ya que en realidad tiene un lío con una prostituta menor de edad. ¿Dónde? En un apartamento de los bajos fondos de Brooklyn, en Nueva York.

Otro personaje con mucho peso en la trama es Carlisle, del Departamento de Homicidios, que ve morir a su compañero Perry cuando éste había logrado alguna que otra pista referente al caso Sterling. No hace falta decir que Carlisle se promete a si mismo llegar al meollo del asunto pero, ¿lo conseguirá?

En cuanto a los malos… De la noche a la mañana han sido traicionados por sus capos, peces gordos de los que poco o nada sabemos, por lo que no les queda otra que intentar aliarse con Carlisle para librarse definitivamente de más de uno.

Así pues Du Plomb Dans la Tête es un cómic ameno y entretenido, donde los puntos de vista de detective y criminal llegan a entrelazarse sin apenas darnos cuenta. Por otra parte, las ilustraciones son excepcionales, sobretodo en las viñetas clave y en la representación de vehículos; es de agradecer ya que seguramente la trama podía haber dado más de si, sobretodo en la parte conclusiva.

Recomendable pero no imprescindible.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*