Mickey and the Bear

Parece que la edición de este año se centre en las relaciones tóxicas entre padres e hijos porque, después de Honey Boy, llega también Mickey and the Bear.

Mickey es una joven de Montana que vive con su padre, un veterano de la guerra con problemas psiquiátricos y de adicción.

La película se mueve en el clásico terreno del coming of age, utilizando los típicos recursos del género. Dramática e irrespirable situación familiar, noviazgos inútiles, fatalismo personal y la inevitable sensación de no poder salir del agujero.

Annabelle Attanasio debuta en la dirección con muy buen pulso narrativo y una gran puesta en escena que regala secuencias más que originales y que seguramente suplen el guión, firmado por la misma directora, demasiado encorsetado y convencional. La historia, de hecho, no ofrece sorpresas y no arriesga, da exactamente lo que uno se espera de este tipo de producciones.

A parte de la dirección, cabe destacar el increíble tour de force de Camila Morrone, que a sus veintidós años nos regala una interpretación memorable.

Es verdad que el film no sorprende pero da lo que promete de forma sólida y naturalista.

 

El fundador y editor jefe de Los de la Bici es un apasionado del cine y de los cómics, de la butifarra del Montseny y del chorizo de Valladolid. Su número mágico es el 5, y es capaz de muchas cosas: entreteneros con sus racconti y curaros el dolor de espalda. Fisioterapeuta, acupuntor, futuro osteópata y, ante todo, filántropo.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*