Burning Cane

Siguiendo con la sección Next del Americana, el tercer día hemos podido asistir a la proyección de la ópera prima de Phillip Youmans, de tan solo diecinueve años. Solo por este dato la peli ya resultaba interesante, la precocidad autoral es siempre fuente de descubrimientos frescos y muy personales.

La verdad es que en este caso sí que resulta sorprendente el debut del joven director de Louisiana, pero no en los términos que cabría esperar.

Youmans nos ofrece un relato filmado con estilo documentalista que retrata la vida de tres personajes tribulados en un pueblo recóndito del sur de los Estados Unidos. Seguimos los retazos de vida de un predicador alcohólico, una granjera y el hijo de esta, sumergido en una profunda depresión.

El film sorprende por su ritmo casi inaccesible, los largos sermones en plano fijo y una trama absolutamente plana. Donde podríamos esperar frescura, o por lo menos idealismo, encontramos espesura y un mensaje confuso.

Una película realmente plomiza que no logra transmitir emoción ninguna y que a pesar de sus escasos 77 minutos de duración se hace absolutamente agotadora.

 

El fundador y editor jefe de Los de la Bici es un apasionado del cine y de los cómics, de la butifarra del Montseny y del chorizo de Valladolid. Su número mágico es el 5, y es capaz de muchas cosas: entreteneros con sus racconti y curaros el dolor de espalda. Fisioterapeuta, acupuntor, futuro osteópata y, ante todo, filántropo.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*