Zashchitniki

Los días de verano pueden dar para muchas cosas. Para hacer un gazpacho casero, o un batido casero, para ir a la playa, o a la piscina, o hacer deporte, dormir mucho, ver series y pelis… como la que tratamos ahora: The Guardians. No, no es una nueva ida de olla de Marvel. Es una versión rusa de las idas de olla de Marvel. Y mola.

El director armenio Sarik Andreasyan es famoso en las antiguas repúblicas soviéticas, sobre todo en Rusia, por hacer filmes y series que se identifican –eufemismo de “plagian”– con sus originales americanas. En febrero de este año, Andreasyan estrenó su última ópera prima, cuyo título original es Zashchitniki, que significa defensores. Y que en inglés se ha traducido como The Guardians. Y en castellano, Guardianes.

Guardians

Estos guardianes rusos son el armenio Ler (Sebastien Sisak), el kazajo Khan (Sanjar Madi), el siberiano Arsus (Anton Pampushnyy), y la hermosa ucraniana Ksenya (Alina Lanina). Ayudados por la mayor Elena Larina (Valeriya Shkirando), deben luchar contra los planes locos del científico monstruoso y lunático Avgust Kuratov (Stanislav Shirin) en mares de pimpampum, muchos efectos especiales –de buena calidad, por cierto– y con diálogos sencillos, simplones, y mediocres. Ler es una especie de Magneto que mueve tierra, rocas y piedras. Khan es extremadamente rápido y posee dos hoces con las que cortar cualquier cosa. Ksenya es una bella mujer invisible que puede utilizar el agua a su antojo. Y Arsus es una mezcla de Hulk y la Cosa que se convierte en un oso siberiano enorme con fuerza, ejem, sobrehumana.

Guardians

Este film no mola por su factura cinematográfica. Es, en realidad, un metraje aburrido. Es tedioso inclusive. Pero tiene una cosa interesante: es un producto a la Hollywood hecho por los rusos. Sabemos que Hollywood es el Pentágono del soft-power, del poder blando, y de la propaganda americana: ¿dónde aterrizan los aliens y por quienes son expulsados y vencidos? ¿Dónde viven Superman, Batman, Spiderman, los X-Men, y cualquier otro superhéroe que se precie? ¿Quiénes son sus ayudantes, sino (ex)soldados, científicos, y ciudadanos americanos? Pues bien, imaginemos esa lógica, pero en Rusia, y tendremos a los Zashchitniki.

En esta película abundan imágenes y símbolos del imperialismo ruso, como en las pelis americanas sobran los iconos del imperio yanqui. Vemos y oímos referencias a Lenin, a la hoz, el martillo, el oso, el ejército ruso… En vez de una gran metrópoli americana, como podría ser, ejem, Nueva York, vemos Moscú. En vez de los bosques de los Apalaches, los de Siberia. En vez del desierto del Mojave, el de Kazajistán. E cosí via.

Guardians

The Guardians, o Guardianes, como se ha traducido en algunos países de América Latina, es una divertida e interesante copia burda de las locuras cinematográficas americanas con supermujeres y superhombres. No fue estrenada en los cines en la mayoría de los territorios de la Unión Europea, pero ha llegado a emitirse en algunos canales de la TDT. Con todo, los Zashchitniki tendrán una segunda parte, pues han sido muy exitosos en la Madre Rusia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *