Sully

El milagro del Hudson

A sus 86 años, el incansable Clint Eastwood está de vuelta con Sully, película que explora el amerizaje en el Hudson del vuelo 1549 de US Airways y la maniobra que hizo posible que se salvaran todas y cada una de las vidas que tenía a su cargo, 155 en total contando a la tripulación. Apuntamos que menos el caso que nos atañe, no existen registros de amerizajes con supervivientes.

Todos nosotros, en mayor o menor medida, recordamos aquella historia, lo que no conocíamos era la repercusión que tuvo en los EE.UU. y como los medios la elevaron a los altares en cuestión de minutos mientras que las compañías de seguros se resistían a considerarlo como una decisión suicida de los pilotos. Para ello tenemos a Eastwood.

Durante la película se va gestando esa rabia interior que nace en nuestras entrañas ante toda injusticia y crece aún más al ver como pretenden demostrar la culpa humana mediante simulaciones adulteradas con tal de culpar a Chesley ‘Sully’ Sullenberger.

Estamos ante una lucha de intereses, los económicos por parte de las aseguradoras que buscaban el fallo humano que culpe al piloto, los de los medios obsesionados por sacarle rendimiento al suceso y los del propio protagonista cuya pensión y futuro dependen de la decisión de la vista oral. Clint vuelve a ensalzar el buen hacer de un hombre, reflexionando acerca de lo que lo hace que alguien sea o no un héroe.

Hombre al agua: Llega Sully, la película que muestra la otra cara de la hazaña en el Hudson

Sully es una película clásica, adadémica pero ágil. Quizás como documental sobre los hechos resulte efectiva (la verdad es que nos da mucha información que no nos llegó a Europa) y la secuencia de aterrizaje de emergencia en el río Hudson es muy entretenida pero como película para la gran pantalla no acaba de despegar.

Tom Hanks y Aaron Eckhart son los pilares del metraje y es gracias a ellos que logras empatizar con los protagonistas. Nos hacen entender el peso de la responsabilidad y la profesionalidad de toda una vida juzgada por unos pocos instantes decisivos.

Es una buena cinta de aviación, con un despliegue técnico elevado pero el echo de que Eastwood no se acabe decantando de un lado o otro hace que sea excesivamente neutra.

Eso sí, recomendamos totalmente verla y escuchar el relato de los hechos para poder alucinar con la hazaña y el milagro que vivió la ciudad de New York esa mañana de Enero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar