Spiderman Azul

Stan Lee presenta

1939. Mientras en Europa estalla la Segunda Guerra Mundial, Stan Lee consigue un puesto como asistente en Timely Comics, donde se ocupa de una nueva línea dedicada a la publicación de tebeos y material de temática pulp.

Con el tiempo, Timely Cómics se convertiría en el gran grupo editorial que es hoy Marvel y Stan Lee alcanzaría a ser uno de los mayores creadores del noveno arte.

Novelista frustrado, fue el responsable de resucitar el género de superhéroes durante la época conocida como Silver Age (o Edad de Plata del cómic), mediante la creación de los personajes más queridos de Marvel Comics, como por ejemplo Los Vengadores o la Patrulla X.

stan-lee

Uno de sus primeros encargos, sino el primero, fue el de escribir una breve aventura para el Capitán América, creado por los historietistas Joe Simon y Jack Kirby en 1941.

Dos décadas más tarde, en 1961, Lee y Kirby crean a Los 4 Fantásticos, un cómic de suma importancia puesto que marca el inicio del Universo Marvel; obtuvo éxito muy rápidamente facilitando así que, desde la editorial, animaran a Lee a seguir creando más personajes en colaboración de grandes dibujantes de la época como Bill Everett o John Romita Sr. entre muchos otros.

Steve Ditko es uno de los ilustradores con los que Stan Lee trabajó. Fue durante un breve período de tiempo, sin embargo ambos lo aprovecharon de la mejor forma posible creando a Spiderman, un nuevo personaje que acabaría convirtiéndose en la referencia más importante de La Casa de las Ideas.

Por regla general, en los cómics y revistas de aquella época, los personajes adolescentes tenían reservado el papel de compañero del héroe principal (sidekick), sin embargo Lee quiso romper esa tendencia presentando a Spiderman/Peter Parker como un joven tímido, solitario y con escasa capacidad para encajar entre jóvenes de su edad.

stan lee

De esta manera y contrariamente a lo que pensó Martin Goodman (director editorial de Timely Comics), fue extremadamente fácil que los lectores se vieran reflejados en este personaje, otorgándole un éxito que, 55 años más tarde, sigue vigente.

Colorida nostalgia

Recién estrenada la década de los 2000, el equipo creativo formado por el guionista Jeph Loeb y el dibujante Tim Sale (ambos responsables de clásicos del cómic moderno como Batman: El Largo Halloween, por el que recibieron un Premio Eisner en 1998, Catwoman: Si vas a Roma o Batman Victoria Oscura), decidió aportar algo más de color al Universo Marvel creando ‘la saga de colores’, una serie de historias sobre el amor y la pérdida que toman algo de distancia respecto al clásico cómic de superhéroes y mediante las cuales se explican los orígenes o historias del pasado de algunos de los personajes más queridos de La Casa de las Ideas.

stan lee

Así pues, hemos podido disfrutar de Daredevil: Amarillo (2001), a medio camino entre la aventura superheróica y la comedia romántica, Spiderman: Azul (2002), la historia de cómo Peter Parker se enamoró de Gwen Stacy y Hulk: Gris (2003), en el que asistimos a los primeros días de existencia del Gigante Esmeralda, cuando el color de su piel todavía no había pasado a ser verde.

En 2015 se publicó Capitán América: Blanco (trabajo que había quedado interrumpido desde 2008) y, al parecer, esa es la razón por la cual Panini Cómics decidió recuperar esta serie y reeditarla en tapa dura bajo el sello 100% Marvel HC.

Spiderman: Azul

Spiderman: Azul consta de seis números en los que se narra la historia de Gwen Stacy, el primer amor de Peter Parker; en este volumen, Loeb y Sale practican un ejercicio nostálgico que sirve para repasar algunos de los momentos más importantes de esa relación y, como no podía ser de otra manera, la acción de este episodio se sitúa en Nueva York (lugar en el que eligieron vivir personajes como Iron Man o Los 4 Fantásticos) durante el día de San Valentín.

stan lee

Con un tono algo triste y melancólico, los autores recrean ese primer período de amor, colmado de ingenuidad, flirteo, miedo e ilusiones.

Aunque los verdaderos protagonistas de esta crónica sean Peter Parker y Gwen Stacy, los villanos del famoso trepa muros hacen acto de presencia ya en las primeras páginas del tomo (el primero en aparecer es el Duende Verde), y en la trama participan también personajes de sobra conocidos como Harry Osborn (álter ego del Duende y amigo de Parker), J. Jonah Jameson (jefe de redacción del Daily Bugle), Tía May, el matón de instituto Flash Thompson y, por supuesto, la asombrosa Mary Jane Watson.

En definitiva, Spiderman: Azul resulta un cómic muy interesante sobretodo por ser una historia atípica dentro del género de superhéroes: Una fascinante mezcla de acción y romance que merece un lugar en vuestras estanterías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *