Sangre Americana

Influenciado por cómics como Watchmen, Master of Kung-Fu o American Century, el canadiense Benjamin Marra estudió en la prestigiosa School of Visual Arts de Nueva York, donde fue alumno de David Mazzucchelli y compañero de Dash Shaw.

Marra

Para Marra, que actualmente representa el territorio más gamberro del noveno arte, los tebeos tenían que ser “un entretenimiento crudo, barato, de usar y tirar”, así que empezó a autoeditar sus propios trabajos utilizando materiales de saldo e imprimiendo a una sola tinta, lo que con el paso del tiempo se ha convertido en una de las particularidades de su producto.

Bajo el sello Traditional Comics, Marra está construyendo un universo único, plagado de referencias ochenteras, acción, sexo… ¡Y violencia!

Su idea es tomar distancia ante lo mainstream y ofrecer a los lectores algo más arriesgado y divertido, proponiendo temáticas y enfoques más amplios que los de la Marvel (con la que colaboró en Strange Tales). A diferencia de otros autores, ansiosos por ver su trabajo elevado a la misma categoría que las obras literarias, Marra no tiene ese tipo de aspiraciones. Y, a pesar de reivindicar lo cutre y lo kitsch, sus cómics son inteligentes y en ellos también hay cabida para la sátira, el sentido crítico… ¡Y la violencia!

Marra

Manteniendo ese espíritu trash, la editorial mallorquina Autsaider Cómics (gracias a la cual podemos disfrutar de títulos como Cowboy Henk o los Submundos de Kaz) ha recopilado cinco de las historias más significativas del autor y las ha reunido en una edición muy cuidada, que se presenta con una sobrecubierta de lo más impactante en la que se puede leer la siguiente advertencia: Cinco historias de violencia, raperos, putas y abogados. La portada avisa, sin embargo esta Sangre Americana resulta más refrescante de lo esperado.

El dibujo de Marra es algo tosco (en ocasiones es tan esquemático que no parece más que un boceto), lo cual no quiere decir que sea malo. Es más, su estilo primitivo ayuda a dar coherencia a la singular visión que tiene del cómic (basura pulp y entretenimiento barato).

Crack, uzis y fulanas

La primera de las historias nos traslada directamente al downtown de Los Angeles, donde los Gangsta Rap Posse, una versión defectuosa (más barriobajera y más colocada) de los míticos N.W.A., graban discos, ofrecen conciertos y batallan sin tregua contra su competencia (M.C. Babybutzz), contra las fuerzas de seguridad o contra alguna cuadrilla de neonazis. En cualquier caso, estos negratas controlan el barrio.

Marra

Lincoln Washington desencadenado

Si os gusta el cine de Tarantino, la segunda aventura de este volumen os interesará puesto que remite, inevitablemente, a la película Django Unchained.

1868. Lincoln Washington, un esclavo liberado, llega al pueblo de Butchergrass para reclamar unas tierras que le pertenecen. En el lugar, todos le desprecian e intentan hacérselo entender. Tanto es así que, falsamente acusado de violar a la mujer del cabecilla del poblado, se las tendrá que ver con el mismísimo Klan.

Marra

Maureen Dowd , periodismo de alto impacto

El tercer episodio está protagonizado por un personaje real; la columnista del New York Times Maureen Dowd se verá involucrada en una trama de espionaje internacional, aderezada con algunos toques de la película Todos los hombres del presidente (Alan J. Pakula, 1976).

En The Incredibly Fantastic Adventures of Maureen Dowd, Benjamin Marra convierte a esta periodista y escritora en toda una femme fatale, que deberá hacer frente a la C.I.A. y a ciertos grupos paramilitares árabes, ansiosos por conseguir un puñado de documentos secretos que revelan los escándalos de la administración Bush.

Un thriller en veinticuatro páginas repletas de persecuciones, disparos y en las que también aparece George Clooney… ¡Qué más quieres!

The Naked Heroes: Buscando su destino

Tras realizar uno de los conciertos más potentes de su carrera, The Naked Heroes (banda de rock real formada por Merica Lee y George Michael Jackson), se ven obligados a escapar de la inhóspita Dimensión 64789. A lomos de su chopper con sidecar, esta peculiar pareja armada con pistolas, escopetas y un hacha de doble filo, deberá atravesar el páramo cósmico en busca de un portal transdimensional que les llevará de vuelta a su mundo.. . En su accidentada travesía, beberán whisky barato y degollarán a demonios bicéfalos.

The Naked Heroes son las estrellas de esta brevísima historia de ciencia ficción en la que Marra combina personajes propios del cine de serie B y escenas inspiradas en los cuadros de Dalí.

Cuero, strippers y ríos de color púrpura

La última de las historietas se divide en cuatro partes, que ocupan prácticamente la mitad del tomo. Es, quizás, la historia más celebrada de Benjamin Marra, que retoma sus clichés más frecuentes para ilustrar este descenso al sórdido submundo del entretenimiento nocturno, donde todo es sexo, cocaína y muerte por apuñalamiento.

Marra

Combinando el thriller con algunos elementos propios del giallo (erotismo, violencia explicita, asesinos invulnerables), Night Business nos presenta a un psicópata enmascarado cuya principal ocupación es acuchillar a bailarinas de striptease en callejones oscuros. Una vez más, el autor canadiense se nutre de estereotipos ochenteros (haciendo referencia al cine slasher y a las artes marciales) para ofrecernos una historia la mar de entretenida.

Recordando al personaje interpretado por Malcolm McDowell en A Clockwork Orange, el autor de Sangre Americana también parece ser un joven cuyos principales intereses son la violación, la ultra-violencia y… ¿El rocanrol? La verdad es que esta ácida sátira sobre la cultura norteamericana abre una ventana a una nueva manera de entender el cómic, así que esperamos ansiosos la salida de nuevos trabajos de Benjamin Marra, ‘‘El Académico’’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *