El Proceso, de Franz Kafka

La obra más notable del escritor checo, publicada en 1925 por su amigo, el periodista Max Brod, llega al cómic tras haber sido adaptada al cine y al teatro; el responsable de ésta novela gráfica es el estadounidense David Zane Mairowitz que, con la ayuda de la ilustradora francesa Chantal Montellier, consigue recrear a la perfección la angustia y el mal rollo de éste viaje kafkiano.

Alguien debió de haber calumniado a Josef K., porque sin haber hecho nada malo, fueron a detenerlo una mañana

El relato presenta al chupatintas de Josef K., un empleado de banco que es arrestado una mañana en su casa por razones que desconoce y la única información que recibe es que está siendo procesado.

kafka-proceso

Siendo víctima de ésta broma macabra, el protagonista comienza una búsqueda desesperada y casi obsesiva por conocer los cargos de los que es acusado, ante quien ha de comparecer o quienes serán los miembros del tribunal que le va a juzgar.

Desde la primera página, donde se afirma que alguien debió de haber calumniado a Josef K., porque sin haber hecho nada malo, fueron a detenerlo una mañana, viviremos en primera persona una aventura aparentemente sin sentido que nos conducirá a un final de lo más espeluznante!

El dibujo de Montellier crea una atmósfera lúgubre, asfixiante y opresiva ayudando en gran medida a desentrañar y a participar de la famosa pesadilla kafkiana.

El uso del blanco y negro es genial, similar al estilo de Crumb, y se completa con la representación de muchos de los elementos simbólicos del universo de Franz Kafka (véase esqueletos bailarines, relojes, etcétera).

Aconsejamos categóricamente la lectura de El Proceso, ya que es una oportunidad de conocer la obra de éste gran autor del siglo XX de una manera, quizás, algo mas amena, entretenida y digerible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *