Planet of the Apes (2011)

Si la Star Trek de don Doble Jota Abrams fue una señora precuela de una histórica franquicia cinematográfica como es el paseo entre las estrellas del Capitán Kirk y el Doctor Spock, Rise of the Planet of the Apes es un nuevo ejemplo de cómo llevar al cine una precuela, un porqué de algo que ya hemos visto.

Planet of the Apes

En este caso, el porqué era simple: ¿por qué los humanos desaparecieron y los simios pudieron evolucionar, siendo ambas especies maldecidas por el famoso pro-rifle Heston?

César es un chimpancé que, sin querer (y este sin querer no es adrede, ya veréis por qué si es que no habéis visto aún esta peli), posee una inteligencia especial para ser chimpancé, es criado casi como un humano, pero jamás abandona sus instintos animales –¿acaso lo hacemos, los humanos?–

20th Century Fox apostó por el reboot, por contar la historia desde el inicio y refrescar la mitología.

Ésta es la premisa con la que entender dicha precuela, bien montada, con un James Franco entre la juventud idealista y una madurez física incipiente, gratamente evolucionando como mejor que buen actor, y la bella Freida Pinto haciendo de chica de la peli.

Los efectos especiales son una obra maestra, pues cuando nos enteramos que no solamente César (interpretado por Andy Serkis, o séase, Gollum/Smeagol/King Kong) ha sido creado a partir de la técnica informática de captura de movimiento, pues también otros doce simios lo han sido, nos damos cuenta de que estamos viendo un ejemplo de futuro delante de nuestras narices, además de un nuevo inicio de esta franquicia.

Planet of the Apes

Recomendamos que disfruten de la evolución del protagonista principal de este film, el chimpa César, un simio que bien se merece un Óscar a los Mejores Efectos Especiales.

Olvidemos las secuelas de la película original de 1968, y el bodrio timburtiano de 2001. Degustemos este nuevo inicio, y fijémonos en los guiños a Heston & company.

Ah, y esta vez el Doctor Zaius no hace ningún musical con don Troy McClure.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *