Nocturnal Animals

Aún nos estamos recuperando del golpe, tenemos el corazón en el puño. Así hemos salido del cine al ver Nocturnal Animals, la nueva película de Tom Ford.

Una película íntima, magnífica, diabólica. El modista ya se ha ganado oficialmente el título de director, es un prodigio detrás de la cámara. La película es un thriller de alta escuela en el que la fotografía es exquisita y en la que el mimo que se pone en los detalles, en la composición de las imágenes y, como no, en el vestuario, hacen que despunte sobre todas las películas que nos ha presentado la cartelera este año.nocturnal

La música, importantísima para mantener al espectador en vilo, es un protagonista más de la película, totalmente adecuada en las escenas más tenebrosas. Mención a los actores, un Jake Gyllenhaal fenomenal, aumentando el nivel recitativo conforme crece la película (siempre me pareció un poco soso, aquí se retracta), una Amy Adams que después de The Arrival confirma aquí que se postula como candidata segura en los próximos premios de la Academia y un gigante Michael Shannon, que con su papel de sheriff, también huele a Oscar.

Los tres, magníficos. Nocturnal Animals es una película con clase, tenéis que pasar por el cine y disfrutarla en la gran pantalla ya que es, sin duda alguna, una de las grandes cintas del año.

Un cuento de redención, venganza, amor y crueldad. Os esperan palpitantes minutos que os encogerán el corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *