Man on Wire

Puro vértigo

La cinta más emocionante, intensa e impactante que jamás hayáis visto. Lejos de ser el típico documental de sobremesa, Man On Wire narra las peripecias del acróbata Philippe Petit, peculiar personaje que, allá por 1974, realizó la mayor de sus hazañas: caminar sobre un alambre tendido entre las dos torres del World Trade Center de Nueva York.

wire

Puede que, de entrada, no tengamos ningún interés especial por Petit y sus curiosas y temerarias performances pero, aunque solo sea por mera curiosidad, vale la pena invertir los noventa minutos que dura éste relato.

Se trata de una película dinámica, casi un thriller que, mediante reconstrucciones e imágenes reales de la época, nos muestra como el alambrista francés, burlando previamente la seguridad de las torres gemelas, consiguió anclar un cable que uniría los dos edificios y posteriormente pasear sobre el mismo, intentando no hacerse notar demasiado…

Un disparate a cuatrocientos metros de altura contado en primera persona por el mismo protagonista que, en su momento aseguró: Este es probablemente el final de mi vida, caminar sobre ese cable. Y, por otra parte, algo a lo que no me podría resistir, ni haría ningún esfuerzo por resistirme, ese cable me llama. Y la muerte está muy cercana. Hoy tiene 67 años.

Dirigido por James Marsh, Man On Wire ha sido galardonado en más de una ocasión, siendo el Oscar a la mejor película documental la distinción más importante que ha recibido. Consciente de que no consigo transmitir todo lo que a mi me contagió el documental, aconsejo enérgicamente el visionado de ésta joya con la que una vez más la realidad supera a la ficción.

¡Animaros a caminar sobre la cuerda floja!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *