Life

La galaxia empieza justo donde estamos, en la estación internacional, la última frontera ante lo infinito y lo desconocido. Un grupo de astronautas ha encontrado una célula en una de las muestras de la tierra de Marte por lo que la posibilidad de encontrar una nueva forma de vida abre una infinidad de posibilidades tan esperanzadoras como espeluznantes.

Life, la última película de Daniel Espinosa nos cuenta que, a veces, la curiosidad puede matar al gato.

Si al ver el tráiler te ha entrado una extraña sensación de déjà vu no te preocupes, es normal. Cuando estamos frente a una película de género (terror o ciencia ficción), es normal tener la sensación de haber visto la película otras mil veces y que la historia planteada sea ya demasiado trillada.

life

Ahora bien, lo bueno de Life es que no es Alien ni quiere serlo. La última peli sobre extraterrestres cabrones matando astronautas es una espectacular demostración de que la fuerza del género es imparable y de que la serie B de gran presupuesto es ya casi una apuesta segura (dan fe de ello la reciente Kong: Skull Island y la próxima secuela de John Wick).

La primera parte de la película es sencillamente espectacular, el ritmo de cocción lenta es original y se toma su tiempo para que vayamos entrando en la estación (el plano secuencia inicial no es apabullante pero si muy efectivo), conozcamos los protagonistas (sí, son científicos y por fin toman decisiones coherentes con su nivel intelectual y sí, por fin se alejan de las decisiones imposibles que muchas veces toman los personajes de este tipo de pelis) y vayamos sintiendo la amenaza latente a punto de estallar.

Así, la escena de presentación de la amenaza como tal (la célula, a la que llaman Calvin, ya no es tan mona como parecía), a cuarenta y cinco minutos del inicio de la película, es una de las mejores escenas rodadas últimamente y hacía tiempo que la creación de una atmósfera terrorífica no era tan efectiva y espectacular.

life

Es verdad que a partir de ahí todo se vuelve más clásico y las típicas escenas del gato y el ratón entre el ente y los humanos se suceden sin parar, aún así mantiene la tensión correcta y resuelven las persecuciones con buena técnica y un más que correcto guión.

Así hasta llegar a uno de los mejores finales que recuerdo, no tanto por inesperado sino más bien por tan correctamente llevado, con tensión, sentido del ritmo y un velado homenaje a las películas de monstruos de serie B. Todo un logro.

Apta para fans del género de terror espacial (recordad que no es ni pretende ser el nuevo Alien o La Cosa) y quizás de menos recorrido en un público general en busca de aventura espacial, da lo que promete y lo da muy, pero que muy bien.

No es ni mucho menos perfecta pero sí que es efectiva, espeluznante en su justa medida y rematadamente entretenida.
Life es la sorpresa del año que pasará por las salas sin pena ni gloria pero que un servidor tendrá, desde ya, en la cabecera como una de las mejores muestras de terror espacial de siempre. Ejercicio de género pulp 100% disfrutable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *