The Killing

Días de lluvia en Seattle.

The Killing. El título ya engancha.

La serie americana de la cadena AMC (madre de la legendaria Breaking Bad) es una grandiosa obra de ficción criminal. Los 26 días posteriores al asesinato de Rosie Larsen os dejarán sin aliento durante los 26 capítulos que conforman las dos temporadas. Exacto, cada capítulo es un día real de investigación, golpes de efecto y nervios, muchos nervios.

killing

Adaptación de una serie danesa de nombre Forbrydelsen, la serie se centra en la investigación del caso Rosie Larsen. Una chica de 17 años es econtrada muerta dentro del maletero de un coche. A partir de ahí  la serie nos muestra todas las caras implicadas en el caso; desde el drama de la familia, hasta las elecciones para alcalde y como no, el trabajo policial. La incansable detective Sarah Linden (una magnifica Mireille Enos) y su simpático y duro compañero Stephen Holder se las verán para poder descubrir al verdadero asesino que se esconde por la calles de Seattle.

Una serie policíaca de gusto clásico, que mantiene la tensión en cada episodio y que os hará emocionar como pocas.

Si cada capítulo es una obra maestra es seguramente gracias al gran trabajo de los actores y sobretodo a un  guión excelente que despista y engancha, te emociona y te enfada. Al final de cada episodio estarás seguro de la identidad del asesino y al siguiente, como no, los guionistas se reirán de ti, dando giros inesperados y efectivos dejándote continuamente con la boca abierta.

La atmósfera y la ambientación son otro punto a favor, de hecho el clima anti-paradisíaco de la ciudad de Seattle se te pegará al cuerpo, haciéndote sentir ese frío y esa humedad. En todos los capítulos llueve, no sale el sol y esto ayuda a remarcar que lo que estamos viendo es trágico y que aquí no hay espacio para el humor, la testosterona barata y las persecuciones inútiles. Aquí todo es crudo y muy real. Aquí hay lágrimas, lluvia y gente despreciable.

Quizás al verla no eligiréis Seattle como vuestro próximo destino turístico, pero, que más da?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *