Una tarde con Kevin Smith

Recuerdo cuando, hace ya muchos años, pasando el verano en el Maresme, mi mejor amigo me aconsejó entusiasta que grabara la película que La2 emitiría esa noche. Todavía conservo esa cinta: Mallrats de Kevin Smith.

smith

Nacido en Red Bank, Nueva Jersey, éste cuarentón decidió estudiar escritura creativa y lenguaje cinematográfico, aunque también trabajó como dependiente de un badulaque llamado Quick Stop; su poca experiencia, la ubicación del local y lo que recaudó tras la venta de su preciada colección de cómics le sirvieron para filmar, en 1994, su primer film, Clerks, que fue premiado en los festivales de Sundance y Cannes.

Un año más tarde fue el turno de las ratas de centro comercial (Mallrats), culpables de que el abajo firmante empezara a sentir una sana pero fuerte obsesión por Smith y su obra, la cual, a pesar de todo, nunca estará entre las grandes del séptimo arte.

Sus películas son en esencia comedias de ambiente urbano tintadas de un tono cínico e irreverente, aunque en el tercer episodio, Chasing Amy el orondo director aborda, a veces de forma dramática, temas como la sexualidad y las relaciones humanas o el catolicismo, como es el caso de Dogma.

Ha realizado otras películas y en la mayoría de ellas ha interpretado el rol de Silent Bob (Bob el silencioso), sidekick del excéntrico Jay, personificado por su amigo en la vida real, el actor Jason Mewes. Además, el de Jersey siempre ha estado muy metido en el mundo de los cómics, llegando a guionizar entregas de The Green Hornet, Batman o El Hombre Araña; de ahí la gran cantidad de referencias a éste ámbito… ¡Incluso Stan Lee aparece en Mallrats! De igual manera, también son muchos los guiños a películas como Tiburón y a la saga Star Wars.

Lo mejor: el ingenio y rapidez mental que demuestra Smith en su dialéctica

Tras dirigir a Ben Affleck y a Jason Lee, después de varios latigazos, el fundador de la productora View Askew, con la premisa –Bob el Silencioso habla– se toma un descanso haciendo una serie de apariciones en público durante las cuales responderá a las preguntas que los asistentes le formulen. Y lo hará con su tono sarcástico y punzante, pues los comentarios vulgares son constantes en él, pero son compensados por su ingenio y su amplia oratoria.

En tres de las entregas de su show en directo, Smith contesta durante aproximadamente hora y media a las cuestiones propuestas por los fans, pero se alarga y empieza a divagar más y más de forma que acaba dándonos una gran cantidad de información acerca de su trabajo, su actividad en Hollywood, de sus amistades y su vida con su hija Harley-Quinn.

En fin, material adicional para los que ya conocéis a este peculiar personaje. Para los que no, un buen punto de partida… Snoogans!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *