Guardians of the Galaxy Vol.2

Monstruos gigantes, armas imposibles, explosión de colores, humanoides y extraterrestres de todas las formas imaginables y música, mucha música pop. Guardians of the Galaxy Vol.2 vuelve a la carga con la misma receta que tanto gustó en la primera entrega y, sí, sigue funcionando a las mil maravillas.

En este segundo capítulo veremos al grupo de perdedores formado por Star-Lord, Gamora, Drax, Rocket y Groot intentando salvar a la galaxia una vez más y de paso resolver el pasado y los orígenes de Peter Quill. Algunos de los enemigos de la primera entrega vuelven a escena y las aventuras por los confines del espacio son tan espectaculares como era de esperar.

guardians

El Vol.2 explota aún más si cabe la faceta cómica del grupo, escarbando en las relaciones interpersonales, descubriendo mejor a cada uno de los guardianes sin quedarse anclados en los estereotipos. Así volvemos a disfrutar de la inocencia explosiva de Drax, de la mala leche de Rocket, del humor más ‘stand-upero’ de Peter Quill, de la chulería de Gamora y de un nuevo Groot, hilarante y tierno.

Yondu vuelve a la carga en esta entrega mostrándonos otra faceta y ganando enteros como uno de los mejores personajes Marvel, para sorpresa de un servidor.

Entran en escena el padre de Star-Lord, Ego, un ente celestial interpretado por Kurt Russell y el jefazo del grupo de saqueadores del espacio, Stakar, a quien da vida el mismísimo Sylvester Stallone con un resultado más que flojo… ¡Al pobre se le ve más desubicado que nunca!

Es cierto que el factor sorpresa de la primera Guardians es imposible de repetir y que, en cierto modo, ya te esperas el desenlace de muchos gags por el mismo conocimiento de los personajes; aún así la película es capaz de mantener el ritmo y el tono que tanto nos gusta (sí, hay otro travelling circular en un momento de pausa en el fragor de la batalla… ¡Ay, como molan!).

guardians

Con una dosis menos de épica que la primera y bastante más humor, la peli es muy ‘Pixar-friendly’, con esos guiños tan aptos para mayores como disfrutables para los más pequeños; un festival en toda regla.

Si, además, el final de película viaja al ritmo de Father and Son de Cat Stevens, uno de los pilares musicales de la vida de quien os escribe, ¡que más vamos a pedir!

Una infinidad de colores os esperan, la exageración y el barroquismo casi kitsch de la puesta en escena es, como siempre, excesivo aunque acertado y el Awesome Mix 2 de Peter resuena a todo trapo entre las estrellas.

Preparaos para pasar una tarde como si estuvierais viendo una serie en televisión, leyendo cómics del espacio y escuchando la radio, los Guardianes han vuelto para quedarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *