Future Islands, romanticismo sintético

Sábado, nueve de la noche, en los alrededores de la sala Razzmatazz se respira el ambiente de las grandes ocasiones, esta noche tocan Future Islands.

Desde que lanzaron ese joya llamada Seasons (Waiting on You) hace tres años, los de Baltimore siguen creando canciones pop maravillosamente perfectas. 

Presentando su último disco, The Far Field, vuelven a la carretera para deleite de todo devoto a la música pop, luminosa y a veces dolorosa, que tanto les caracteriza.

Future Islands

En este último trabajo el grupo incorpora a un cuarto miembro, el batería Michael Lowry, que aporta a la banda un matiz nuevo, más natural y ‘algo menos’ sintético.

Con temas que van desde el pop más deslumbrante (North Star o Ancient Water) a composiciones que son dignas herederas de los mismísimos New Order (la preciosa Black Rose que cierra el album).

El quinto trabajo de estudio de Future Islands también regala hits tan apetecibles como Ran o Cave que, aún no llegando a cotas tan perfectas como las del anterior álbum Singles, siguen removiendo corazones y haciendo temblar fibras nerviosas y musculares. ¡Que pedazo de artistas, señores! 

Salen al escenario puntuales y la fiesta no hace más que empezar; desde el minuto uno el vocalista Samuel T. Herring se mete en el bolsillo al publico expectante: sus bailes casi chamánicos, sus interpretaciones tan teatrales como naturales, su pasión por vivir cada canción como fuera la última, hacen que la sala empiece a vibrar al ritmo de los sintetizadores, la batería y el baj… ¡Que empiece el espectáculo!

Los de Baltimore han constatado que son un grupo de directo y que han elevado el synthpop a una nueva división, reforzando su imagen de grupo con mucha clase, elegancia, emoción y sutileza.

La capacidad de Herring para bailar, saltar, realizar contorsiones imposibles y cantar tan bien como en las grabaciones es digna de admirar; un animal sobre el escenario que conecta con la audiencia y purifica su alma en el acto escénico. Canta a la vez que protesta y exorciza sus males. Tan románticos, tan energéticos… Tan Future Islands.

Así, tocando temas de The Far Field y elevando la sala con los hits de Singles, pasando por temas de sus anteriores y menos conocidos trabajos (On The Water, In Evening Air y Wave Like Home), el concierto fluye a las mil maravillas y la fiesta es continua.

Future Islands

Ni el agujero a la altura del sobaco de la camiseta de Samuel se salva de la catarsis y el cantante acaba empapado en sudor y, emocionado, da las gracias al público, según él el culpable de tanta emoción.

Pero todos sabemos quien es el verdadero culpable de todo esto: Future Islands y su (esperemos infinita) capacidad de crear temazos pop de gran envergadura y profunda emotividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *