Sobre las ilusiones de la modernidad

I_

Somos dolorosamente conscientes (al menos, de momento y hasta que esta memoria selectiva humana –demasiado humana- que tenemos haya cumplido su propósito) de que, sin control alguno, los mercados que se guían únicamente por el criterio de la rentabilidad conducen a catástrofes económicas y sociales. Pero ¿deberíamos (y, sobre todo, podríamos) regresar a los mecanismos empleados anteriormente –hoy descartados (o infrautilizados)- de la supervisión, el control, la regulación y la dirección estatales? Que ‘debamos o no es discutible.

Lo que sí es absolutamente seguro, sin embargo, es que ‘no podríamos’ (sea cual sea nuestra respuesta a la pregunta previa). Y no podríamos porque el estado no es lo que era hace cien años, ni lo que se esperaba entonces que fuera en un futuro más o menos inmediato. En su situación actual, el Estado carece de los medios y los recursos necesarios para realizar las tareas que se requerirían para una supervisión y un control efectivo de los mercados (y no digamos ya para una verdadera regulación o dirección de estos).

fierabras_5
II_

Pero lejos de decir adiós a la modernidad, ahora mismo estamos esperando aún a recoger los frutos de sus promesas y continuamos consolándonos con que, esta vez por fin, están ahí, aguardándonos a la vuelta de la próxima esquina. […] Los frutos prometidos son el consuelo, la comodidad, la seguridad y la liberación del dolor y el sufrimiento. […] La modernidad ha girado en torno a la idea de forzar la naturaleza a servir  obediente a las necesidades, las aspiraciones y los deseos humanos, y en torno a una forma de alcanzar ese objetivo: más producción y más consumo. Todos […] tendemos a sentir pánico cuando el sacrosanto ‘crecimiento económico’ (la única medida que nos han enseñado a usar como modo de evaluar los niveles de prosperidad y felicidad tanto sociales como individuales) cae a cero o -¡Dios no lo  quiera!- por debajo de cero. […] La Iglesia del Crecimiento Económico es una de las pocas congregaciones –quizá la única- que no parece perder fieles y que tiene probabilidades reales de alcanzar un verdadero estatus ecuménico.

La ideología de la ‘felicidad a través del consumo’ es la única que tiene alguna probabilidad de anular, imponerse a, y terminar con, todas las demás ideologías. […] No dejemos que la presencia de la cuota habitual de disidentes, apóstatas, herejes y renegados nos engañe en cuanto al control que esa iglesia tiene sobre los cuerpos de los habitantes del planeta: el evangelio que predica y promociona atrapa universal e integralmente sus mentes como ningún otro ‘gran relato’ nunca ha logrado hacerlo. […] Como la mayoría de las iglesias, pues, la Iglesia del Crecimiento Económico ha tenido también sus reformas y sus contrarreformas, así como sus divisiones entre facciones […]. Tampoco el juego de las sillas al que juegan todos los bandos políticos que aspiran a pasar una temporada en puestos de gobierno parece afectar al evangelio y la liturgia comunes a todos ellos. […]

fierabras_6

En cuanto al más grandilocuente de los grandes relatos modernos –el del progreso del control humano sobre la Tierra, guiado por la Santísima Trinidad de la Economía, la Ciencia y la Tecnología-, parece encontrarse en mejor estado de salud que nunca. Sigmund Freud escribió, a propósito de las ilusiones, que ‘así como son indemostrables, son también irrefutables’.

En concreto, explicó que una ‘ilusión no es lo mismo que un error; tampoco es necesariamente un error. […] Por lo tanto, llamamos ilusión a una creencia cuando en su motivación actúa como fuerza destacada el cumplimiento de un deseo; y en esto prescindimos de su nexo con la realidad efectiva, tal como la ilusión misma renuncia a sus testimonios’. El ‘deseo’ de ese impulso de ‘cumplimiento de un deseo’ generador de la ilusión sigue siendo más o menos el mismo que ha sido durante toda nuestra era moderna, la era de la administración humana […] sobre los seres humanos en general, sobre la naturaleza y sobre la mutua interacción entre esta y aquellos.

Zygmunt Bauman, Estado de crisis. (2016)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar