Elle

El despropósito de Verhoeven.

Paul Verhoeven es un grande, esto lo sabemos. Soy incondicional de Total Recall y de Starship Troopers, me gustan Instinto Básico y Showgirls (sí, ¿pasa algo?).

Entonces, ¿que? ¿Cómo es posible que me haya parecido un fraude Elle cuando todo (todo) el mundo habla maravillas de ella? Intentaré explicarme, aunque cueste hablar mal de un amigo. 

Michelle (Isabelle Huppert hace un trabajo espléndido) es una empresaria de éxito, uraña y antipática, que vive entre la soledad de su mansión y las escapadas amorosas. Cuando un intruso entra en su casa y la viola, empiezan a salir a la luz aspectos de su vida pasada. 

Con un tono que viaja entre el thriller sexual de los años ’90 y la comedia negra el director neerlandés va dando tumbos durante el (excesivo) metraje del film.

Una violación digna de Michael Haneke es capaz de dar paso a una situación irónica (?) que parece sacada de un telefilm que puede dar vida, a su vez, a un lío embarazoso familiar para acabar con una escena de cena entre amigos que, inevitablemente, va a acabar mal.

verhoeven

Ese es el problema, el tono de la película no es ni ambiguo, es una mera sucesión de acontecimientos sin ningún tipo de efecto dramático que parecen construidos a partir de la premisa ‘guionista, escribe todo lo que se te pase por la cabeza…ya lo ordeno yo, tranquilo’. Así, con una sucesión de personajes imposibles y sus reacciones a veces casi bochornosas, va avanzando el film, un espectáculo risible, sin envergadura y totalmente incoherente. 

Es un despropósito de gran envergadura, un fraude, una cruel decepción.

La crítica se ha mostrado unánime y ha encumbrado la nueva peli de Verhoeven. Hay quien habla de crítica mordaz al concepto de familia, quien ve en el film un espléndido ejemplo de comedia negra donde la provocación al límite de lo moral llega a ser turbadora. Que queréis que os diga, ni incomoda, ni provoca, ni plantea en el espectador el menor atisbo de duda sobre la familia, la moralidad y la sexualidad.

Querido Paul, nosotros te seguimos queriendo, mucho, pero por favor, no vuelvas a hacerlo, ¿estamos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *