Dora, la espía

En esta ocasión os presentamos al argentino Ignacio Minaverry que, tras haber publicado durante muchos años en la revista Fierro, realiza finalmente un tebeo de la extensión de Dora.

dora

Dora Bardavid no es una exploradora sino una joven cazadora de nazis que actuó en diferentes países durante los años sesenta. Tampoco nos encontramos ante una historia de espías convencional ya que el autor entrelaza dos tramas; una describe la acción y la misión que llevará a cabo la protagonista mientras que la otra describe la evolución que experimenta como persona. Por tanto, el contenido del tebeo también se divide en dos partes, que narran distintos episodios de la vida de esta investigadora tan peculiar.

La primera de estas partes está ambientada en Berlín donde Dora, de 16 años, trabaja clasificando archivos incautados al aparato nazi. Un buen día, ordenando todos esos papeles, encuentra un documento sobre campos de concentración en el que se menciona el nombre de su padre.

Desde ese momento Dora pasará a ser una especie de Mata Hari: esconde cámaras entre sus hebillas y siempre que la dejan sola aprovecha para fotografiar toda la información que puede.

La segunda de las historias, titulada Ratline, nos explica como nuestra espía particular llega al suburbio de Bobigny, en el extrarradio parisino, donde entablará amistad con un grupo de jóvenes comunistas y trabajará para ellos como traductora hasta el momento en que sea invitada a participar en la búsqueda para dar con el nazi y científico loco Josef Mengele. Como es de suponer, ella aceptará de buen grado y partirá hacia Buenos Aires, donde parece estar oculto el genocida.

¿Cuál será el desenlace de esta intriga?

Os animamos a descubrirlo por vosotros mismos en esta obra llena de detalles a la que no encontramos ningún inconveniente… ¡Salvo la errata de su contraportada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *