Doctor Strange

El hechizo de Marvel

El último personaje de Marvel en hacer el salto a la gran pantalla es un outsider de los cómics, un personaje mítico pero casi desconocido por el gran público.

Stephen Strange es el hechicero de la Casa de las Ideas, el personaje más místico, bizarro y seguramente uno de los más interesantes creados por Steve Ditko y Stan Lee.

Cumberbatch

El Dr. Strange es un neurocirujano codicioso y cínico, prepotente y egocéntrico que, tras sufrir un accidente, ya no podrá realizar su amado trabajo y alimentar su ego.

Desesperado, busca solución en todos lados hasta encontrarse con Kamar-Taj, una misteriosa comunidad capaz de obrar auténticos milagros.

El filme de Scott Derrickson (¡como nos gustó su escalofriante Sinister!) es un espectáculo visual, con un estilo estético apabullante y variado: el primer viaje astral del protagonista o la lucha en el santuario son dos claros ejemplos.

Una clásica historia de iniciación superheróica, con un buen sentido del humor y sobretodo un excelente sentido del ritmo y del espectáculo.

De esta manera, contando con impresionantes coreografías y unos efectos visuales preciosistas nada excesivos, Dr. Strange discurre alegremente, haciendo las delicias del espectador en busca de evasión, risas y acción.

Benedict Cumberbatch parece haber nacido para interpretar este papel y el gran Mads Mikkelsen cumple en su tópico papel de antagonista.

Entre los pocos peros del film (los clásicos ‘agujeros de guión’ del cine Marvel son ya una seña de identidad), se encuentra el sorprendente trabajo de Michael Giacchino en la composición de la banda sonora.

Sorprendente porque parece que haya aprovechado y reciclado los restos de la música que escribió para Star Trek, el film de Derrickson. ¡Es la misma e idéntica melodía!

Poneros la capa de mago, sacad el conejo de la chistera y a recitar hechizos, que son dos días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *