Better Call Saul

He leído muchas reseñas y muchos resúmenes acerca de Better Call Saul, la cual comenzó a emitirse en AMC en 2015 y cuenta, a día de hoy, con tres temporadas. Better Call Saul o BCS es un spin-off de Breaking Bad, la gran serie acerca de las andanzas del quijotesco Walter White. En la mayoría de las recensiones de BCS que he ojeado se echa en falta el mismo brío, el mismo ritmo que el cuento de White/Heisenberg. O se aduce que aun teniendo todas las características del contexto de Breaking Bad, BCS no consigue ser como su serie matriz.

saul

No podemos ver BCS con el mismo prisma que Breaking Bad, pues lo que les une es el contexto, su universo. Lo que les une es Albuquerque, el desierto de Nuevo México, el negocio de la droga y sus consecuencias, el restaurante de comida rápida Los Pollos Hermanos, la piscina de Don Eladio, y un largo etcétera. BCS completa y complementa a Breaking Bad. De hecho, son dos series lo bastante distantes como para que las veamos distintamente. BCS es más lenta, sí. Es más anodina, a veces incluso no haría falta esperar un año para ver la siguiente temporada. La diferencia entre ambas es, sintéticamente, Walter White.


El abrazo de Saul

Better Call Saul es a la vez una precuela y una secuela. Cada temporada empieza con una maravillosa escena inicial en blanco y negro en la que vemos a Gene, el alter ego de Saul Goodman, que a su vez es el alias de Jimmy McGill. Gene es un hombre taciturno, medio calvo, con un mostacho horrible, sumido en un tedio aburridísimo, penoso y muy triste. Gene vive en el purgatorio de un centro comercial de Omaha, en las praderas nevadas de Nebraska, sin hablar con casi nadie. Solo hemos visto tres escenas de Gene, gerente de una franquicia de pastelería.

Gene fue Saul Goodman, quien a su vez fue Jimmy McGill. El cómico Bob Odenkirk hilvana, con sobresaliente, un personaje complejo y trágico. No es un antihéroe quijotesco como Walter White. Es un pícaro muy humano que tiene que lidiar con un hermano al que admira pero que, a su vez, no ve que se le corresponda tanta admiración y tanto amor fraternal. Chuck McGill es la principal razón por la que, lentamente, muy lentamente, va apareciendo Saul Goodman.

saul

La relación entre Jimmy y Chuck, interpretado por un repelente Michael McKean, es una camisa de fuerza para Saul, el cual solo aparece cuando Jimmy comprende, a regañadientes, su verdadero yo. Un yo que Chuck le recuerda a gritos en un diálogo memorable de la primera temporada:

I know you. I know what you were, what you are. People don’t change. You’re Slippin’ Jimmy. And Slippin’ Jimmy I can handle just fine. But Slippin’ Jimmy with a law degree is like a chimp with a machine gun”.

Chuck es un obsesivo compulsivo que siempre le ha tenido asco a su hermano, el cual posee ese carisma especial que todo pícaro posee. Desde el primer momento, Chuck intenta destruir toda posibilidad de virtud y éxito de su hermano menor, convirtiéndose en una especie de antagonista perfecto. El hermano malo. Al principio el espectador cree que el malo de la serie es el colega abogado de Chuck, Howard Hamlin (Patrick Fabian), el cual parece tener el mismo secreto (sexual) de Gustavo Fring.

saul

Sin embargo, y a medida que avanza la serie, Hamlin es en realidad un hombre de negocios, sin otro deseo que mantener su gran bufete de abogados entre los mejores del estado de Nuevo México, salvándolo de las manías celosas de Chuck.

Otro de los diques de contención de Saul o Jimmy es su compañera de trabajo y “novia”, Kim Wexler (Rhae Seehorn), tan rubia con ojos azules como Skyler White. Otra rubia fatal para los delirios de sus compañeros de amor y amistad. Porque tanto una como otra son el superego freudiano que mantiene a los protagonistas de una y otra transformación en sus realidades aburridas y fracasadas.

Una vez Walter decide portarse mal, se lo calla, y comienza a rebelarse contra la ética familiar impuesta por Skyler. Una vez Saul aparece por primera vez, Kim le dice a Jimmy que ese personaje tiene una gran energía, pero que lo mejor es portarse bien y hacer el bien. Y tanto uno como otro saben que el bien es aburrido y los sume en el fracaso más absoluto.

Saul Goodman aparece hacia el final de la tercera temporada como una consecuencia de esta relación enfermiza entre los hermanos McGill. Aparece de repente, como si Jimmy ni se lo hubiese pensado o rumiado previamente. Es un accidente que posee una fuerza de la que Jimmy carece.

Antes, sin embargo, van apareciendo rasgos de Saul en Jimmy: camisas chillonas, corbatas aún más chillonas, americanas horrendas, chascarrillos insulsos, comentarios de gilipollas… Pequeñas cápsulas de un hombre que se contiene, que quiere ser serio y aburrido, no como el abogado Saul Goodman que conocimos en Breaking Bad.

Porque Saul, en realidad, vive en Jimmy. Y lo abraza. Es la misma persona. Jimmy es un pícaro que se contiene, mientras que Saul es un pícaro que vive su amoralidad sin tapujos, tranquilísimo de haberse conocido. Fijémonos en el cabello: Jimmy se peina con el flequillo para adelante, pareciendo un niño al que le han robado el bocata en el patio del cole.

saul

Saul, en cambio, aparece casi siempre con el cabello engominado hacia atrás, como si se acercara a la boca de una vaca para que esta le lamiese la cabellera antes de irse a defender al delincuente de turno. Hacia los últimos episodios de Breaking Bad, cuando Saul y Walter tienen que cambiar de personalidad antes de desaparecer y no caer en manos del cartel, reaparece el acomplejado y asustadizo Jimmy, con su flequillo hacia delante.

Saul Goodman, que proviene de la pronunciación rápida de “It’s all good, man!”, abraza a Jimmy. Y, de forma magistral, toda la serie BCS abraza a su anterior. Breaking Bad es, como hemos apuntado, un trozo de todo ese contexto, de todo ese universo.

If you’re committed enough, you can make any story work”.

Esta es una de las frases indicativas de Jimmy, la cual podría valer también para Brian Cranston cuando perfiló a White/Heisenberg. Cada ser humano es lo que desea ser y lo que los demás quieren que sea. En la justa medida de estos deseos, aparece la persona. Walter White se da cuenta de que le encanta ser Heisenberg, ser temido y respetado y admirado y deseado. Ser el que llama a la puerta. Jimmy McGill es Saul Goodman pero los convencionalismos morales (y legales) no le dejan ir más allá del código de la abogacía.

saul

Esta frase también podría valer para los otros dos personajes más potentes de BCS: Mike Ehrmantraut y Gustavo Fring. El primero sigue siendo interpretado por Jonathan Banks, quien le da un fondo dramático espectacular, completando un personaje que ya fue querido por los fans cuando aparecía en las correrías de White.

El segundo aparece a partir de la tercera temporada, pero la mera presencia de la cara lacónica de Giancarlo Esposito como Gus Fring nos roba el aliento de una manera única. Mike y Gustavo son dos seres que también viven sus secretos con ansia y angustia, que viven sus propios deseos de venganza o supervivencia, a veces por separado, a veces conjuntamente. Y junto a Jimmy, forman tres de las víctimas de Walter.

Porque en BCS vemos también la lenta entente que formarán estos tres personajes. Cada uno posee un fondo propio, y cada uno tiene la capacidad de influir en los gustos del espectador más allá de la persona de Walter White.

Aún es pronto para saber el alcance del odio que le tiene Gustavo a Héctor Salamanca, a quien vemos caminando y hablando en BCS (sigue siendo interpretado por Mark Margolis); aún es pronto para saber cómo Héctor se convirtió en el Tío Salamanca, postrado en una silla de ruedas y comunicándose con un timbre; aún es pronto para conocer toda la historia personal de Gustavo. Sí sabemos, sin embargo, que la siguiente frase de Mike antes de ser abatido por Walter explica el significado de Breaking Bad en el universo de BCS:

You are a time bomb, tick tick ticking, and I have no intention of being around for the boom”.

Walter White es una bomba que altera todo ese mundo que vemos en Better Call Saul. Es un paréntesis tremendo y atómico que altera el orden de las cosas. Mientras vemos BCS, sabemos que el huracán White se llevará por delante a todos sus protagonistas, al negocio de la metanfetamina y al contexto de la historia. Gus morirá, Mike también, y Saul se exiliará. Sabemos que mientras vemos los andares de los Salamanca, las ambiciones de Gus, o los trapicheos de Jimmy/Saul, en un instituto cualquiera de Albuquerque hay un hombre con mostacho de Ned Flanders dando clase de química. Y en algún otro lugar, un dificultoso jovenzuelo rubiales se siente atraído por la mala vida.

saul

Sabemos que Walter y Jesse están ahí, solo hace falta que aparezcan en escena. Seguramente lo hagan en las próximas temporadas, y esperemos que Better Call Saul explique la historia de Breaking Bad desde el punto de vista de Saul Goodman, el cual apareció en la serie de Heisenberg hacia la mitad de su tercera temporada. Y fue Saul quien puso en contacto a Walter y Jesse con Gus y Mike. El abrazo de BCS para con la historia de Walter le daría mucha más consistencia a Breaking Bad, convertiría a BCS en el meta-spin-off, una serie a partir de otra que puede convertir a Breaking Bad en un spin-off de Better Call Saul. Así, el espectador podría ver una serie u otra sin importar el orden.


Soledad y fracaso

El mundo de Breaking Bad / Better Call Saul es un mundo de horterío kitch, en el que existe un desierto enorme que lo envuelve todo y forma parte de la historia, en el que gentes de mala reputación se encuentran para vender y comprar y negociar sustancias nefastas. Es un mundo de violencia e hipocresía, pero sobre todo y ante todo, de fracaso y de soledad.

saul

Hemos visto con anterioridad la tragedia vital de Jimmy McGill: vivir a la sombra de su hermano, ser un pícaro fracasado en todo lo que haga más allá de la picaresca. McGill, como White, quiere hacer el bien, y si hace el mal es para alcanzar fines buenos (o que se lo parecen a él).

Jimmy entiende que el éxito que le pueda llegar como abogado serio y consecuente no será el mismo que pueda disfrutar siendo un picapleitos tramposo y juguetón. Para Jimmy, como para Walter, portarse mal es un deseo, una bendición, una necesidad para alienarse del fracaso… y de la soledad.

saul

Porque la soledad es la gran alma de Jimmy. Es un hombre solo. Cuando fue Jimmy McGill, cuando es Saul Goodman, y cuando será Gene. Como Nietzsche, estos tres personajes en uno se sienten incomprendidos y abrumados por una soledad intrínseca a la realidad capitalista actual.

Las ideas al uso, la moral que encubre la realidad, condenaron a Nietzsche a vivir en una soledad absoluta de donde no pudo volver. El más representativo defensor de la soledad fue Schopenhauer: “La soledad es la suerte de todos los espíritus excelentes”, soltó el filósofo alemán, para seguir afirmando que “sólo se puede ser totalmente uno mismo mientras se está solo: quien, por tanto, no ama la soledad, tampoco ama la libertad; pues únicamente si se está solo se es libre”.

  • author's avatar

    Por: Victor Solé

    Piel oscura y ojos penetrantes, músculos de acero y un cerebro con infinita imaginación. El politólogo de LDLB es un gran amante del cine, la política y la literatura. Escribe cuentos fantásticos y finas recensiones desde lo alto de su torre. Se excita con el acento escocés e inglés y, si pudiera, viajaría sin parar.

  • author's avatar

  • author's avatar

    Atomic Blonde
    Genius
    GLOW
    Dunkirk
    Big Little Lies

    Ver todos estos posts del autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *