Atomic Blonde

Charlize Theron ha comprado un billete de chocolate para ser LA actriz de acción. Después de dejarnos sin aliento con su Imperator Furiosa de Mad Max Fury Road, ahora la Theron se mete en las carnes de una espía guapísima (como no podía ser de otra manera), rubia cual Targaryen –rubio platino, para nada dorado–, y luchadora empedernida. Ah, y sin pizca de feminidad.

La Theron se rompió dos dientes mientras filmaba dicho filme, ya que no deseaba que la sustituyera ningún especialista, y se rodeó de ocho maestros (uno de ellos, el mismo director) para aprender todas las artes marciales necesarias para el metraje.

Atomic Blonde

Porque su personaje Lorraine Broughton no es una espía al uso. Lucha de todas las formas posibles, sobre todo contra alemanes y rusos (¿no se cansan de ser siempre los malos? Claro que están cansados de ello, al fin y al cabo estamos hablando de los malos malísimos para las pelis de Hollywood).

Lucha sin cesar, y en Atomic Blonde lo hace produciendo un film del stuntman David Leitch, quien estuvo de especialista en títulos como Fight Club, 300 o prácticamente todas las películas de los X-Men. Leitch se ha atrevido, hasta ahora, a dirigir cuatro largometrajes, de los cuales cabe mencionar John Wick (2014) con Keanu Reeves, y la venidera segunda parte de Deadpool.

Atomic Blonde trata de una espía del MI6 británico que debe lidiar con unos espías del KGB en Berlín Oriental justo cuando la DDR está implosionando, el Muro de Berlín está a punto de caer, y el Telón de Acero se está resquebrajando.

Ni ella ni sus compañeros ni sus antagonistas saben que sucederá todo esto, sino que son peones de un contexto muy bien utilizado para la acción de la peli. Ésta flota perfectamente durante todo el metraje, con escenas como la que tiene a Lorraine/Charlize peleando contra unos cuantos rusos mientras la cámara lo sigue todo en un plano secuencia excelente: ésta fue una escena muy complicada de dirigir, en la que la protagonista se dio golpes de verdad, haciéndose mucho daño en la misma. Y la acción consigue mantenerse, además, gracias a una banda sonora muy buena, en la que suenan Queen, Eurythmics, The Clash o Depeche Mode.

Atomic Blonde es una muy buena peli de verano, con mucha acción y actores solventes: más allá de la Theron, cuenta con un James McAvoy que suena un poco a ese Bruce de Filth; cuenta también con Eddie Marsan, John Goodman, o Toby Jones. Un apunte: sale también el hijo pequeño del sueco Stellan Skarsgård, Bill, quien hace de pícaro alemán oriental llamado Merkel (sí, como la actual Madre de Teutones).

Atomic Blonde

Atomic Blonde (Atómica en español) es un capricho de Charlize y se nota. No solo la ha producido, sino que la protagoniza, sufrió físicamente para realizarla, e intentó hacerla desde 2012, cuando leyó el cómic The Coldest City, de Antony Johnston y Sam Hart. De hecho, Atomic Blonde pudo realizarse después del pastizal que la Theron ganó con Mad Max Fury Road, film que nos pasa por la cabeza cuando vemos a Charlize como una amazona dando golpes a diestro y siniestro y cuidando de mujeres en peligro.

Ah, y una última curiosidad: en este film también suena la canción Cat People de David Bowie, la cual también fue utilizada por Quentin Tarantino en su Inglorious Basterds de 2009. Tanto en los Bastardos como en la peli de la Atómica, dicha canción aparece mientras la rubia protagonista se viste y maquilla, preparándose para dar estopa. ¿Un homenaje de Leitch a Tarantino?

  • author's avatar

    Por: Victor Solé

    Piel oscura y ojos penetrantes, músculos de acero y un cerebro con infinita imaginación. El politólogo de LDLB es un gran amante del cine, la política y la literatura. Escribe cuentos fantásticos y finas recensiones desde lo alto de su torre. Se excita con el acento escocés e inglés y, si pudiera, viajaría sin parar.

  • author's avatar

  • author's avatar

    Genius
    GLOW
    Dunkirk
    Better Call Saul
    Big Little Lies

    Ver todos estos posts del autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *