Alfonso Casas

alfonso-casas

LDLB –  Cuéntanos, ¿en qué consiste tu trabajo?

A.C. – Hace tiempo me gustaba definirme como “ilustrador y perdedor de tiempo profesional”, pero desde que comencé mi etapa como autónomo no me queda demasiado tiempo libre, así que dejémoslo en ilustrador a secas. En los último años he desarrollado un proyecto personal que gira en torno al amor, o más bien, a la ausencia del mismo.


LDLB – ¿Cuáles son tus referentes?

A.C. – Sigo el trabajo de muchos ilustradores pero no tengo unos referentes concretos. Admiro a cualquier ilustrador (y también en cualquier otro campo) que tenga una visión original y un lenguaje propio.


LDLB – Tus ilustraciones en Instagram ya han creado escuela. ¿Cómo surgió la idea de trabajar con libretas?

A.C. – Pues apareció como una necesidad. Hubo un momento en el que trabajaba por cuenta ajena, y tenía muchas ideas que quería dibujar y muy poco tiempo para hacerlo. De esta manera surgió un estilo mucho más directo, con pocas líneas y al servicio principalmente de la idea.


LDLB – ¿Por qué en tus dibujos predominan el blanco, el rojo, y el negro?

A.C. – Me gustaba la idea de enfrentarme a una ilustración únicamente con un rotulador y el blanco del papel. El uso del rojo surgió de manera natural, ya que al tratar principalmente un tema como el amor, este color era la decisión obvia.


LDLB – ¿Cuál es tu talón de Aquiles a la hora de dibujar? ¿Hay algo que se te resiste o que te cueste mucho plasmar?

A.C. – Uf, muchísimas cosas. Mi mayor problema al dibujar es básicamente que plasmar la realidad no me interesa demasiado. Cuando dibujo intento transmitir más una idea o una emoción, y por eso no me resulta demasiado importante si, por ejemplo, una cafetera parece una cafetera o una tostadora. Es la idea de la cafetera lo que me interesa, y que esa idea llegue al receptor.


LDLB – ¿Para cuando una exposición de tus ilustraciones?

A.C. – En 2015 realicé mi primera exposición en solitario, y este año querría hacer una pequeña muestra, pero en algún sitio pequeño. En este momento no tengo especial interés en la obra única ni en el valor que un original pueda alcanzar en el mercado. Me dedico al sector editorial porque me encanta y porque mi mayor interés es que lo que hago llegue al mayor número de personas.


LDLB – Nos has enseñado que en las pequeñas historias también se viven grandes momentos. ¿De dónde vino la inspiración para Amores Minúsculos?

A.C. – Un día, sentado en una plaza muy transitada de Zaragoza, me quedé absorto mirando a la gente que pasaba por allí. En ese momento pensé que esas personas, que eran “actores secundarios” o incluso “extras” de la película que podría ser mi vida, eran en realidad protagonistas principales de sus propias historias. De esta manera surgió la idea de contar una historia global donde el protagonista de un capítulo fuera secundario o extra de otra parte del argumento. Así nació Amores Minúsculos.


LDLB – ¿Cómo has vivido la experiencia de que tu obra se haya llevado al teatro?

A.C. – Fue muy gratificante pensar que una historia que yo había creado en la soledad de mi mesa de dibujo, y que hasta ese momento habría sido consumida también en soledad por el lector, fuera a cobrar vida con personajes de carne y hueso sobre las tablas de un escenario. Por supuesto, al tratarse de una adaptación por parte de los productores, hay cosas que yo hubiera hecho de manera diferente, pero cuando cedes los derechos tienes que ser consciente de que todo no va a salir como a ti te gustaría. Pero en general fue una experiencia muy positiva.


LDLB – ¿Te gustaría que otra de tus obras (existente o futura) se adaptara al cine, teatro o televisión?

A.C. – La verdad es que me encantaría que Amores Minúsculos se adaptara al cine en manos de alguien que tratara la historia con cariño, haciendo una película modesta pero con sensibilidad, al estilo del cine de Dani de la Orden.


LDLB – ¿A la hora de trabajar, escuchas música? Si es así, ¿qué escuchas últimamente?

A.C. – Depende de la parte en la que esté trabajando (idear, dibujar, colorear, entintar, …) escucho una música u otra. Si necesito concentración suelo escuchar música clásica o bandas sonoras, y si son trabajos más mecánicos como colorear o entintar me puedo abandonar al pop más comercial (incluso cantarlo).


LDLB – ¿Algún día te ves sin barba, o eres de los que dicen “No sin mi barba?”

A.C. – Mi madre me dijo una vez: “hijo, no te afeites; todo lo que te tapa la cara te hace más guapo”. Con eso queda respondida esta pregunta!


LDLB – ¿Cuál de tus ilustradores favoritos nos recomendarías?

A.C – Como te he dicho, no soy muy mitómano en general, así que tampoco tengo muchos ilustradores fetiche. Si tuviera que decir un par de nombres, diría Adams Carvalho, y de los ilustradores nacionales, me quedo con David Buisán.


LDLB – ¿Eres seriéfilo? ¿Cuál es la última serie que te ha llamado la atención?

A.C. – La verdad es que soy bastante seriéfilo. De lo que he visto últimamente, me ha sorprendido positivamente The Young Pope y Westworld. Negativamente me ha sorprendido The OA.


LDLB – ¿Estás preparando algo nuevo?

A.C. – Ahora mismo estoy trabajando en lo que será mi nuevo cómic, que verá la luz en septiembre. Estoy intentando que sea un salto cualitativo respecto a mi anterior cómic, tanto en dibujo como en historia. Espero conseguirlo!


LDLB – Y por último pero no menos importante. ¿Qué relación tienes con las bicis?

Pues menos mal que es la última pregunta, porque la verdad es que no sé montar en bici. De pequeño estaban prohibidas en la urbanización donde vivía y nunca tuve pueblo donde ir los fines de semana ni viví un verano tipo “verano azul”, así que nunca aprendí. Pero entre mis propósitos de este año está el aprender. Veremos si lo consigo.

* alfonsocasas.comalfonso-casas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *